Treinta años

1-zapato-mujer-bed-sneaker

Gracias a la genética aún aparento veinticinco años lo cual refuerza mi negación a crecer y pienso que por ahora estoy salvada. El miedo no es a cumplir años, eso no se puede evitar y sería absurdo temerle, el miedo es a lo que socialmente representan esos años.

No me visto como una mujer de treinta años, no voy a la peluquería ni tengo cremas para una mujer de treinta años. No hago terapia y nunca he comprado algo en un sex shop como una mujer de treinta años. No dejé las frituras y la cerveza como una mujer de treinta años. No sé conducir como una mujer de treinta años. No escuchó música de mujer de treinta años. No tengo seguros, ni tarjeta de crédito como una mujer de treinta años. No tengo zapatos de mujer de treinta años. No hablo por celular como una mujer de treinta años. No sé reír como una mujer de treinta años. Ni siquiera tengo una camisa de dormir de mujer de treinta años. No sé desconfiar de las personas como una mujer de treinta años. No sé controlar el llanto como una mujer de treinta años. No sé discutir como una mujer de treinta años. No sé ni cómo llegué a los treinta años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s